Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Cosas a tener en cuenta cuando compramos un toldo o pérgola

Es muy habitual encontrarse por España con la mayor parte de las casas con un toldo en su fachada. Las buenas temperaturas y las numerosas horas de luz con las que cuenta el país propician este uso. Por norma general, la persona que compra un toldo lo hace, precisamente, para evitar los rayos de sol cuando pueden ser excesivamente molestos, pero lo que no sabe es que contar con un toldo conlleva también un extra, un ahorro de energía importante.  

Un importante numero de estudios han contrastado que cuando se cuenta con un toldo en la vivienda, la radiación de la energía solar se puede ver disminuida hasta en un 80%, lo que resulta conveniente con altas temperaturas. En cambio, cuando es invierno los toldos también resultan favorables ya que ayudan a evitar que el calor que se genera en la casa se pierda. La clave aquí estará en el tipo de material con el que se cuente para el toldo porque será éste el que determine el nivel de filtrado. También influyen características tales como la densidad del tejido, el propio color que se elija y la tecnología que se utilice durante su fabricación. Por este motivo es interesante contar con una empresa que se encargue de estudiar cada caso de manera personalizada para ofrecer la mejor opción porque no todas las viviendas requerirán de los mismos toldos, precisamente por su orientación y climatología de la zona. 
 
Los toldos, buenos para el medio ambiente 
 
En el momento en el que se emplea un toldo se puede contar con que la temperatura de la estancia puede llegar a bajar entre 2 y 5 grados, lo que resulta bastante significativo en las épocas del año en que los termómetros marcan unas temperaturas más altas. Siendo esto así, el uso de otro tipo de elementos de climatización se ve disminuido y esto con lleva a un ahorro de energía pero también a reducir las emisiones de CO2, lo que resulta beneficioso para el planeta.  
 
Otro factor positivo es que los toldos ayudan a estar al margen de miradas indiscretas, por lo que ofrecen toda la intimidad que se desee, en el momento que se quiera, sin tener que renunciar a unos amplios ventanales o terrazas para cuando se quiera disfrutar de ellas.  
 
Lo mejor es ponerse manos a la obra y elegir un buen toldo ya mismo, antes de que llegue el verano y suba su coste. Los precios de toldos pueden variar mucho en función de las características del mismo y, sobretodo, del sistema que se vaya a emplear (manual o eléctrico) y de los materiales que se requieran, pero es una inversión que ha de hacerse con vistas puestas al futuro puesto que un buen toldo tiene una alta durabilidad. En poco tiempo, esa inversión se verá más que amortizada.

Toldos Apolo instala toldos y pérgolas de calidad en Paracuellos, Alcobendas, Las Rozas, Majadahonda, todo la zona de la sierra de Madrid. 

haz clic para copiar mailmail copiado